Se intenta encontrar una nueva manera para frenar fuga de petróleo en Golfo de México

NUEVA ORLEANS — En una carrera contrarreloj, la petrolera British Petroleum (BP) intentaba frenar la fuga de petróleo en el Golfo de México, luego de que una monumental cúpula sumergida fracasara en su intento por contener el derrame.

Funcionarios de la petrolera británica, que asumió la responsabilidad de la tragedia, aún conservaban las esperanzas de detener la fuga a unos 1.500 metros de profundidad y que a diario lanza al mar unos 800.000 litros de petróleo.

Pero advirtieron que tardarán unos días para encontrar una solución a la catástrofe.

“No diría ya que hemos fracasado”, aseguró Doug Suttles, jefe de las operaciones de BP, a cargo de las tareas.

“Lo que intentamos hacer el sábado no funcionó debido a la presencia de hidratos (de metano) en la parte superior de la campana”, un compuesto sumamente inflamable, señaló.

Los hidratos, similares a cristales de hielo, se formaron en el interior de la cúpula de 98 toneladas cuando estaba por llegar al fondo marino, obstruyendo una apertura por la cual BP esperaba extraer el petróleo, indicó Suttles.

BP esperaba que la cúpula estuviera operativa el lunes y recolectara aproximadamente el 85% del petróleo canalizándolo hasta un buque en la superficie.

La operación era vista como una de las últimas esperanzas para evitar el que sería el mayor desastre medioambiental en Estados Unidos desde el derrame del buque “Exxon Valdez” en 1989 en Alaska.

Mientras que la compañía analiza otros métodos como calentar los hidratos en la cúpula, el crudo sigue fluyendo libremente y varias manchas de alquitrán aparecieron en la isla Dauphin en Alabama.

Debido a que la marea negra ya alcanzó a varias islas frente a la costa del estado de Luisiana, las autoridades locales pidieron más barreras flotantes para proteger las zonas bajas y costeras, que además de ser reservas de fauna y flora silvestres, son destinos turísticos y de pesca que reportan miles de millones de dólares.

De momento, vientos favorables han impedido que el crudo aterrice de lleno en la costa estadounidense, amenazando sobre todo a la rica reserva marina de Luisiana y las turísticas playas de Misisipi, Alabama y Florida.

BP anunció que asumirá la multimillonaria operación de limpieza, tras el accidente en la plataforma Deepwater Horizon, que explotó el 20 de abril y se hundió dos días después, dejando a 11 operarios de BP muertos.

Los trabajadores de BP han volcado además diluyentes sobre la superficie y desplegado cientos de miles de barreras flotantes para contener el crudo.

Pero los ambientalistas han advertido que éstos también son nefastos para la vida marina.

“Esos productos no hacen que el petróleo se vaya”, indicó a la AFP Joe Griffitt, biólogo marino del Gulf Coast Research Laboratory (laboratorio de investigación de la costa del golfo). “Simplemente van al fondo marino. Allí es donde se encuentran los sedimentos y las larvas. Por lo que el efecto tóxico es doble”.

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: